¿Qué quita el sueño a los freelances?

problemas en el trabajo de los freelance

¿Qué quita el sueño a los freelances?

El que es propenso a perder el sueño, lo es independientemente de su profesión o situación. Eso no hay psicólogo que me lo rebata. O sí. Posiblemente haya mil teorías que me contradigan pero, francamente, me da igual. Este blog es mi púlpito y digo lo que me viene en gana a través de mis experiencias profundas y sinceras. Ahí queda eso.

 

Y ahora retomo el hilo narrativo, que si no mi marido se ríe de mí porque dice que doy una vuelta más larga que la de Willy Fogg antes de centrarme en el tema. Quiero compartir, con los lectores de este artículo, cuáles son los motivos que me quitan el sueño como freelance al tener problemas en el trabajo, que poco tienen que ver con los de los trabajadores de empresa.

 

¿Miedo a emprender? ¡Basta!

Descárgate aquí nuestro ebook y ármate de valor

 

Como decía, yo soy una de esas personas propensas a tener insomnio. Y lo he tenido siempre que algo me preocupa: en la niñez, en la adolescencia, en mi etapa como empleada en distintas empresas, ahora que soy autónoma… Por eso digo, sin ningún tipo de dudas, que mi insomnio no tiene que ver con mi situación personal o profesional. Son las preocupaciones, que me producen las alteraciones del sueño y me obligan a contar ovejas para intentar caer en brazos de Morfeo, las que son diferentes.

Cuando trabajaba en una empresa, el principal motivo por el que tenía los ojos como platos gran parte de la noche, era mi relación con algunos de mis jefes. Las discrepancias de opiniones con algunos de ellos fueron fuertes. La relación de dependencia y fuerza existente me arrastraba, sin misericordia, a dormir poco o nada, mientras daba vueltas en mi cabeza a los problemas derivados de esa relación laboral. El fantasma del despido sobrevolaba mi cabeza con más frecuencia de la deseable.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Dalmaus

 

Otros asuntillos, que me mantenían por la noche despierta, podían ser algún roce con un compañero o la falta de tiempo para entregar un proyecto. Y, ¡qué decir de los recortes de plantillas! La angustiosa pregunta de “¿me tocará a mi o no?”, resonó más de una vez en mi cabeza a eso de las cinco de la mañana.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Dalmaus

 

En aquella época no tenía hijos, por lo que no tuve que enfrentarme a los agobios de compaginar la vida familiar y laboral, pero más de un día vi las ojeras de mis compañerAs. Sí, digo compañeras con “A” mayúscula porque, por ese tema, nunca vi a un compañero con bolsas bajo los ojos. En la “seguridad” de ser empleado por cuenta ajena, el insomnio existe por más de dos motivos que, en muchos casos, son las causas por las que elegir un cambio de ruta y pasar a ser freelance.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Dalmaus

 

Ingenuos no somos ninguno y sabemos que el camino del trabajador por cuenta propia no es un camino fácil. Una vez tomada la decisión, allá vamos con todas las consecuencias. Y una de esas primeras consecuencias es el cambio de agobios que producen nuestros insomnios. ¡Adiós, jefes odiosos que nos habéis amargado la existencia! ¡Adiós, compañero petardo del alma! ¡Se acabó el dar explicaciones por llevar al niño al médico! A partir de ahora yo gestiono mi tiempo y decido mis proyectos. ¡A Dios pongo por testigo que entregaré a tiempo sin problemas!

Pero a los pocos días nos damos cuenta de que seguimos viendo el amanecer con más asiduidad de la que nos gustaría y no precisamente por haber pasado una noche romántica y pasional. Ahí han estado haciéndonos compañía, toda la noche y sin dejarnos casi ni dar una cabezadita, los peores amantes del mundo. Porque un freelance se hace muy promiscuo y se echa amantes mentales de la peor calaña. Esos que le piden pasión desenfrenada, sin atender a poderosas razones, como el dolor de cabeza o el cansancio infinito, para no dar gusto a su apetito insaciable.

Uno de los primeros que aparece y suele ser recurrente es el volumen de trabajo. En los primeros momentos, nos altera el sueño no saber si contaremos con suficientes proyectos para que la aventura laboral que hemos emprendido sea rentable.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Lucreativo

 

Si la apuesta que hemos hecho va en dirección positiva y ascendente, en poco tiempo lo que no nos dejará dormir es la preocupación por ver cómo afrontamos todo el trabajo que nos va surgiendo. El obsesivo pensamiento nocturno de: “¿cómo narices voy a ser capaz de entregar todo a tiempo?”, martillea inmisericorde a las tres de la mañana como algo casi habitual en los freelances. Tengo clarísimo que varios trabajadores por cuenta propia pasan, a su vez, la noche en vela pensando: “¿subcontrato a un trabajador?”, “¿contrato a algún ayudante?”, “¿aguanto este tirón como pueda porque no sé si esto va a seguir así o es una racha?”.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Lucreativo

 

Pero, sin duda, nuestro terror nocturno más espeluznante y que con más insistencia espanta el sueño, es la incógnita de cuándo vamos a cobrar ese mes. A ella se unen el enigma de si van a llegar semanas de mucho o poco curro y el misterio de no saber cuántas de las facturas pendientes van a dejar de serlo. Conseguir recaudar el dinero de nuestros trabajos se puede convertir en una de las partes más duras y desagradables de la vida como freelance. Hay clientes que pagan sin problema y en fecha, pero también los hay que se hacen los remolones o los olvidadizos. Y, ¿cómo no? También existen los morosos mayores del reino que nunca llegan a pagar. No saber si un mes vamos a percibir lo suficiente para pagar todas nuestras facturas es para nosotros un Monstruo S.A más grande que Sulley.

problemas en el trabajo de los freelance

Ilustración de Lucreativo

 

Ay, ¡cómo me gustaría ser como Blas y dormir a pierna suelta! Pero no, tengo que asumir que soy más bien Epi y que por la noche no me es fácil conciliar el sueño. En fin, me voy a dormir, que he aprovechado un rato de desvelo para escribir este artículo y parece que me va entrando el sueñecito… ZzzzZZZZzzzZZZ.

EBOOK: EN BUSCA DEL OASIS DEL EMPRENDIMIENTO

EBOOK: EN BUSCA DEL OASIS DEL EMPRENDIMIENTO

 

En portada: imagen de la película Pesadilla en Elm Street

_linea_gris

problemas en el trabajo de los freelance

Nuria Calle

Periodista freelance y escritora. La rutina no es lo suyo, por eso decidió lanzarse a la aventura de ser escritora y contar sus vivencias como ciudadana del mundo. En los últimos siete años ha vivido en Suecia y en España. Ahora termina de mudarse a Dallas, Estados Unidos.

5 Comentarios
  • Eva Gascon
    Publicado 12:42h, 07 septiembre Responder

    Cuanta realidad condensada en un post

    • Nuria Calle Sanchez
      Publicado 04:46h, 25 octubre Responder

      ¡Gracias! Es que nuestro día a día hace verdadero el dicho de “la realidad supera la ficción”.

  • Noelia López Sierra
    Publicado 11:16h, 04 octubre Responder

    Leer tu post me ha arrancado una sonrisa justamente hoy que tengo uno de esos días que no se si tirarme al metro o a la taquillera por la falta de encargos estas semanas

    • Nuria Calle Sanchez
      Publicado 04:45h, 25 octubre Responder

      Me alegra que el post te haya arrancado una sonrisa. Ese es uno de mis objetivos al escribir, contribuir a que el buen humor nos acompañe cada día.

  • Nuria Calle Sanchez
    Publicado 04:43h, 25 octubre Responder

    ¡Gracias! Es que nuestro día a día hace verdadero el dicho de «la realidad supera la ficción».

Escribir un comentario