Una buena idea no vale por si misma

plan de negocios

Una buena idea no vale por si misma

En familia, en una charla entre amigos o tomando un café con tu compañero de viaje. Las ideas surgen en cualquier momento y la clave es saber encauzar esta inspiración en un proceso más sistemático.

 

El primer paso es entrar en contacto con la realidad y revisarla con lupa: «Una buena idea no vale por sí misma -advierten en la Fundación Endeavor-; que sea viable y dé resultados depende de su planificación». Por lo tanto fijamos el punto de partida en el desarrollo de una buena idea capaz de satisfacer necesidades ofreciendo una solución innovadora y creativa. A partir de ahí, podemos ponernos manos a la obra y comenzar nuestro plan de negocios.

Al comienzo, lo conveniente es exponer un resumen ejecutivo donde incluir: problema, solución, mercado, equipo y requerimientos para realizar el proyecto. Luego debemos expresar la misión, visión y valores. Más tarde estudiaremos si hay algo similar en funcionamiento, qué se hizo para llegar y cómo evoluciona en el sector. El siguiente paso será definir el público objetivo en forma cualitativa. Es decir, los consumidores, sus hábitos, problemas, qué valoran y en qué situación se presenta el problema -o deseo- que se va a resolver. Se recomienda imaginar a una persona con nombre y apellido, familia, rutina y sueños, y pensar cuántas existen iguales a ese perfil ideal de cliente.

A esto le sumamos el estudio de mercado, ubicado en un lugar y definitorio de un precio. Más tarde, el segmento y posicionamiento: cómo se percibe el producto en la mente de los consumidores. La descripción del producto también debe formar parte del plan. Lo demás consiste en la planificación del marketing (producto, precio, promoción y plaza) y las previsiones de la forma de distribuir y comunicar el producto o servicio. Además de la presentación del equipo y la estructura societaria, el plan especifica el proceso de producción y los recursos necesarios como pueden ser una oficina, máquinas, insumos, empleados.

En este momento los emprendedores están en condiciones de calcular «el flujo de fondos», gastos e ingresos.

Es imprescindible tener en cuenta todo lo que hemos dicho, ya que un plan de negocios mal hecho podría traducirse en un negocio que no resultó ser tan rentable como se esperaba y, como consecuencia de ello, en la pérdida de tiempo, dinero y credibilidad ante las personas a las que se presentó el plan.

Para que este no sea tu caso, te presentamos una lista con los errores más comunes a la hora de hacer un plan de negocios y así sabrás qué debes evitar:

  • Error #1: hacer un plan de negocios demasiado extenso.
  • Error #2: hacer un plan de negocios a largo plazo.
  • Error #3: utilizar una única estructura.
  • Error #4: no hacer un análisis exhaustivo del público objetivo.
  • Error #5: no hacer un análisis exhaustivo de la competencia.
  • Error #6: confundir un plan de negocios con un presupuesto.
  • Error #7: ser demasiado optimista en las proyecciones.
  • Error #8: pensar que al hacer un plan de negocios se elimina el riesgo.
 

Si quieres convertirte en un verdadero experto y conocer toda la verdad sobre cómo hacer un buen Plan de Negocios, no dudes en realizar el curso que imparte Rosa González en The Shed Co School. Para más información llámanos al 910 82 10 72 o ponte en contacto con nosotros en info@theshedcoworking.com ¿Dejarás escapar esta oportunidad?

No Comments

Post A Comment