Trabajo, me aburres y quiero diversión

me aburro en el trabajo

Trabajo, me aburres y quiero diversión

El despertador suena a las 6:30 de la mañana, empieza la cuenta atrás. Pasan tres minutos hasta que me levanto, uno más que de costumbre. Por suerte nada que no se arregle con una ducha fría de siete minutos. Me visto y de ahí al coche. Me aguarda una hora y 15 kilómetros de trayecto hasta llegar a la oficina, se acabó la diversión.

 

Después del atasco de cada día toca un café rápido, hoy hay caras nuevas en la cafetería del edificio, deben ser los de la planta de arriba, se rumorea que su cafetera está rota. Pero basta de charla debo ir a mi despacho y ponerme manos a la obra.

Como de costumbre el trabajo ya me está esperando, en mi bandeja de entrada se amontonan los correos de clientes ansiosos. Buenas palabras a parte, todos los mensajes se resumen en uno: «Tiene que estar para hoy, buenos días». ¿Con este frío «buenos días»?, se termina el contacto humano por hoy, aunque son tan «malos días» como los anteriores.

Trabajo, me aburres y mucho. Empezamos con buen pie, yo ponía la ilusión y las ganas, tú el resto. Pero hemos llegado a un punto de no retorno, o cambias tú o lo hago yo. Te has hecho anodino, insípido y sin gracia, necesito hacer que el atascazo matutino valga la pena para venir a verte. Te has convertido en un castigo que me absorbe la vitalidad. Cuanto más me miro más me parezco a ti, he perdido la chispa, me he convertido en una máquina esclava de los horarios y las entregas. Trabajo, entiéndelo, a nadie le gustan las cadenas.

Pero aún hay esperanza, podemos cambiar juntos. No eres tú, ni soy yo, somos los dos, estamos en crisis. Necesitamos divertirnos, salir, ver el mundo más allá de estas cuatro paredes. Solo te pido que compartamos los problemas, celebremos las soluciones y nos olvidemos del estrés de la dictadura del reloj. Quiero no tener que contabilizar el minuto que pierdo en levantarme o el de lavarme los dientes. Sólo necesito que me alientes, me motives y a cambio yo te seré leal.

Sácame una sonrisa y ganarás un adepto entregado a tus encantos. Porque si ponemos de nuestra parte la diversión está asegurada. Tengo muchos talentos que necesitas, me necesitas, pero si tú no lo ves perdemos el tiempo. Tan solo tienes que mimarme y de momento no lo haces. Trabajo, me aburres y quiero que me diviertas.

En portada: imagen de la película Monstruos S.A.

_linea_gris

me aburro en el trabajo

Diego Sánchez

Estudiante del doble grado en Periodismo y Comunicación audiovisual, con un gran gusto por todo lo referente al diseño de la información, ya sea en infografías, maquetación editorial o montaje de vídeos. Siempre que puede está inmerso en concursos y proyectos de desarrollo personal y creativo.

No hay comentarios

Escribir un comentario