Mapas mentales: tips para colgar en la nevera

mapas mentales

Mapas mentales: tips para colgar en la nevera

En muchas ocasiones nos desborda la planificación de nuestros proyectos y nos crea tanta ansiedad que muchos se quedan en el camino. Es cierto que plantear un proyecto propio genera inseguridades, conflictos internos y externos, necesidad de cambios de rumbo, entre otras cosas.

 

Sin embargo, solemos pensar de forma desordenada y caótica en todo aquello que nos preocupa, sobre todo cuando la ansiedad nos puede. Los pasos a dar para conseguir un proyecto parecen interminables, los pensamos todos juntos, nos sobrecargamos emocionalmente y parecen más numerosos de lo que en realidad son.

Por esa misma razón, no está de más el hacer uso de herramientas sencillas, visuales, prácticas y económicas. Uno de los recursos, y el que más recomiendo, es el Mapa Mental (Mental Mapping).

El Mapa Mental es un diagrama compuesto por palabras, tareas, dibujos, conceptos y expresiones dispuestos alrededor de una idea central (objetivo). Este Mapa lo puedes diseñar a tu gusto, con colores diferentes, formas e incluso texturas (si eres de los que disfruta recordando el colegio y trabajando el papel pinocho o los recortes de revistas). Lo importante es que dicho mapa sea atractivo para ti, que lo entiendas y la información sea asequible a simple vista.

Aquí tienes diferentes ejemplos que te pueden ayudar a entender esta herramienta:

 boceto a mano esquemático

mapas mentales

Ten en cuenta que el Mapa Mental se compone de una idea central u objetivo que deseas conseguir, y es conveniente que desgloses en distintas “ramas” todas las ideas, acciones, planes que consideras necesarios para conseguirlo. Lo importante es cuantificar cuándo vas a realizar cada uno de los sub-objetivos de las ramas. Es decir, si para crear tu empresa de venta online abres una rama que indica la necesidad de realizar un Master en Community Management, es preciso que adquieras el compromiso de realizarlo en una fecha determinada. Trata de establecer pequeños deadlines para conseguir objetivos a corto plazo, de esta manera llegarás poco a poco al objetivo final. Recuerda: “Piensa en grande pero actúa en pequeño”.

Suerte en tus proyectos y coloca tu Mapa Mental bien visible en tu nevera. Para que no olvides cada mañana que ¡tu proyecto es cuantificable y conseguible!

Isabel Fonseca, Encaminarte

No Comments

Post A Comment