Millennial: prefiero no trabajar a odiar lo que hago

generación millennial

Millennial: prefiero no trabajar a odiar lo que hago

¿Qué es la generación millennial? ¿Una nueva tribu urbana? ¿Hipsters? ¿Una dieta orgánica? Ninguna de ellas. Es una generación con más nombres que años: Generación Y, mobile, genmobile, Echo Boomers… Son los nacidos entre 1980 y 1995. Pero su principal rasgo es su visión del mundo. Aspiran a cambiar el modelo laboral porque quieren ser la generación más feliz en el trabajo.

 

LO PRIMERO, NO LLAMARNOS MILLENNIAL

Esperar ¿Qué?… Déjame explicártelo.Un estudio de Pew Research descubrió que solo el 40 por ciento de los millennials se identifica con la palabra «milenario», en comparación con casi el 80 por ciento de los que tienen entre 51 y 69 años que se consideran parte de la generación Baby Boomer.De hecho, lo que me sorprende es que casi el 40% de los millennials afirmaran sentirse cómodos con su apodo generacional, ya que considero que la mayoría de nosotros preferimos que esta generación no tenga ningún título.¿Cómo vamos a querer llamarnos millennials? cuando ves de diario las generalizaciones negativas que con frecuencia se aplican a esta generación en los medios, como «narcisistas» y «perezosos».

Aquí un servidor, por casualidades de la concepción, pertenece a esta generación. A mi entender, más que una generación somos un estilo de vida. Hemos crecido de la mano de la tecnología, en lugar de traer panes bajo el brazo más de uno traía una tablet.

Ventajas generacionales que nos han permitido estar muy preparados. Es cierto que en nuestra etapa formativa se nos suele echar en cara haber sido beneficiados por la bonanza económica. Sin embargo, ahora nos damos de bruces con la crisis en nuestro peor momento: la incorporación al mercado laboral. Pero somos optimistas y estamos preparados, por eso ante la falta de ofertas lanzarse al vacío con grandes ideas deja de dar miedo. Con todo ello sigue siendo curioso pensar que hemos pasado de ninis potenciales a ser los nuevos emprendedores.

generación millennial

No es que lo diga yo, que hablo bajo la subjetividad de formar parte del colectivo, lo ha corroborado hace poco la encuesta global realizada por Aruba sobre movilidad, rendimiento y compromiso. La Generación mobile persigue lo que hasta ahora era una quimera: ser feliz en el trabajo. Y es que empleamos media vida en trabajar ¿para qué? ¿Para hacer acopio de montañas de dinero? Ya que empleamos tanto tiempo en trabajar mejor que sea un divertimento a un castigo. Porque parafraseando a Confucio «Si trabajas en lo que te gusta, no tendrás que trabajar ningún día el resto de tu vida».

La flexibilidad laboral y el trabajo por objetivos son las banderas de la Generación Y. Porque la productividad no se consigue sentándose durante ocho horas seguidas en el puesto de trabajo. La eficiencia se mide con resultados que pueden llevar más o menos horas, es absurdo deducir que una hora más sentado frente al ordenador va a mejorar el rendimiento de alguien. Las nuevas tecnologías nos permiten realizar trabajos en cualquier sitio, aprovechémoslo para el ámbito laboral. Empleamos 21 horas de media a la semana en el teléfono móvil, usemos ese hecho como puente para compaginar la vida laboral con la personal.

generación millennial

Suena todo muy moderno, pero lo cierto es que este comportamiento social tiene poco de este milenio. El equilibrio entre ocio y trabajo se busca desde el siglo pasado. A finales del siglo XX surgió la corriente Downshifting que predicaba con huir del materialismo obsesivo y la liberación del estrés laboral, la rectitud, los horarios, la vestimenta deprimente…

Para los genmobile ir trajeado a trabajar es una soberana estupidez, cuanto más a gusto esté el trabajador en su puesto de trabajo con mejor ánimo realizará sus tareas. Lo cierto es que para la generación millennial trabajar es sinónimo de ser creativos, trabajar en equipo y ser de utilidad. Si el trabajo no es así el 50% de esta generación prefiere no tener trabajo a trabajar en uno que odie.

Sin cooperación entre jefes y empleados una empresa se hunde, y dado que esta generación está destinada a ser los nuevos talentos y los nuevos clientes el entramado empresarial debe renovarse o morir. Una solución sería aplicar mediante políticas y prácticas las premisas millenials a los nuevos puestos de trabajo porque como publicaba The Washington Post «los sitios de trabajo apestan, puede que los cambios de la generación Y sean lo mejor para todos».

En portada: imagen de la película On the road

_linea_gris

generación millennial

Diego Sánchez

Estudiante del doble grado en Periodismo y Comunicación audiovisual, con un gran gusto por todo lo referente al diseño de la información, ya sea en infografías, maquetación editorial o montaje de vídeos. Siempre que puede está inmerso en concursos y proyectos de desarrollo personal y creativo.

No Comments

Post A Comment