El futuro (o no) de las start-ups españolas

futuro de una start-up

El futuro (o no) de las start-ups españolas

El futuro de una start-up es, por lo general, incierto. Las perspectivas son enormes, pero el devenir de los acontecimientos puede tumbar hasta el mejor de los proyectos. Por suerte, el futuro del sector no está ligado al éxito de los emprendedores o, al menos, no en exclusiva. Que el futuro de una start-up sea próspero depende tanto de las empresas, como del marco legal en el que operan. Y tras la South Summit 2018, todo parece indicar que sopla viento de cola para las compañías emergentes españolas.

 

La South Summit es uno de los eventos más grandes, dirigidos a emprendedores e inversores, que se celebran para el mercado del sur de Europa. Acoge a multitud de start-ups en busca de inversores, ofrece ponencias sobre el estado del sector y hasta celebra una entrega de premios para las empresas emergentes más destacadas del año.

futuro de una start-up

En eventos como estos se puede medir el pulso del mercado del emprendimiento e incluso llegar a vaticinar algo del futuro del sector start-up. Al acabar los tres días que dura, con más de 16.000 asistentes, se pueden sacar en claro diferentes propósitos para los años venideros. Una de las claves, para mantener y acrecentar la base de start-ups, es enseñar desde las escuelas el aprendizaje experimental, darle la importancia que se merece a la Formación Profesional y entremezclar, más a menudo, la teoría con la práctica. De este modo, se promueven las formaciones continuadas y los trabajos en equipo, esenciales para el emprendimiento colaborativo.

El papel de lo digital y lo tecnológico es más que evidente. El acceso a internet garantiza la enseñanza personalizada y progresiva y siempre da lugar a mejorar los conocimientos y a innovar, de maneras distintas, con diferentes resultados. Por ello, el futuro del emprendimiento por medio de las start-ups está más vivo que nunca y, por eso mismo, debe protegerse e incentivarse.

futuro de una start-up

En esta línea, el Gobierno ha dado el primer paso al frente. Pedro Sánchez ya ha puesto en valor a la economía digital como la economía del futuro y ha avanzado sus intenciones de crear un nuevo marco legislativo por y para las start-ups. Así se reconocerán las singularidades de este modelo de negocio y se les dará un tratamiento jurídico específico.

Las principales medidas consistirían en incrementar los incentivos fiscales a la inversión de I+D+i para animar a las grandes corporaciones a invertir en nuevos proyectos nacidos de start-ups. Es decir, convertir a las empresas emergentes en los vehículos de la innovación. Con el mismo propósito, se plantea una futura propuesta de transferibilidad de los créditos fiscales derivados del impuesto de sociedades, a actividades de investigación, desarrollo e innovación.

Pero la propuesta del gobierno se perfila más ambiciosa con la creación de una red conectada de incubadoras y aceleradoras, al servicio de las start-ups, y una puesta en valor de los emprendedores nacionales que atraiga a los inversores.

Sin embargo, para la Asociación Española de Start-ups estas promesas son insuficientes y piden más profundidad en los hechos. Les agrada el proyecto de “Nación Emprendedora”, pero choca de lleno con la tasa digital o la directiva de copyright instaurada por el Gobierno.

futuro de una start-up

Sea como fuere, (y a la espera de lo que pase en el futuro inmediato), ya hay algunas empresas que empiezan a dar los primeros pasos hacia esa nación emprendedora. Siguiendo la idea del mecenazgo como promotor de la innovación, Renfe ha anunciado la creación de su propia aceleradora TrenLab, desarrollada por Wayra, el hub de innovación de Telefónica. Se trata de un lab, enfocado al transporte, que tiene como objetivo abordar tres grandes retos: digitalización de las operaciones, movilidad digital y logística bajo demanda. Está pensada como una fórmula abierta de colaboración en el desarrollo de ideas respecto a la liberalización del mercado de transportes; una propuesta que pretende acoger start-ups en sus primeras etapas.

El futuro seguirá siendo incierto para las start-ups, pero lo que sí parece estar más claro es que se apuesta y se apostará por preservar la innovación en cualquiera de sus formatos.

En portada: imagen de la película Las vidas posibles de Mr. Nobody

_linea_gris

futuro de una start-up

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

Tags:
No Comments

Post A Comment