Etapas de una start-up: palabra de gurú

etapas de una startup

Etapas de una start-up: palabra de gurú

Las start-ups llevan tiempo haciéndose un hueco, como modelos de negocio en el mercado, por lo que ya no son unas desconocidas. Prueba de ello son los múltiples análisis, artículos y gurús que se han subido a la ola del emprendimiento. La evolución y desarrollo de las start-ups se ha analizado desde tantas perspectivas que hay quien divide en tres, cinco, seis y hasta en ocho, las etapas de una startup para alcanzar “cómodamente” el éxito.

 

La fiebre de las start-ups viene, en parte, porque nunca antes un modelo empresarial de riesgo se había considerado tan positivo para inversores y emprendedores. La velocidad de crecimiento de la empresa permite que los primeros recuperen más rápido el dinero invertido y sus beneficios, mientras que a los segundos les ofrece la posibilidad de llevar a cabo diferentes ideas sin necesidad de endeudarse. Todo esto tiene una pega: si el proyecto no despega todos pierden. En las primeras fases de una start-up es donde el modelo puede peligrar, pero es justo en la parte donde la inversión es menor, por lo que las pérdidas serán inferiores.

Podríamos escribir un libro con todas las teorías de las fases por las que pasa una start-up, pero hemos decidido no apabullaros y presentaros las tesis de dos reconocidos gurús: Paul Graham y Howard Love. No obstante, por muy expertos que sean y por más que se empeñen en renombrar, unificar, dividir o inventar nuevas fases, todos los análisis tienen en común tres puntos básicos que coinciden con el recorrido de una idea para convertirse en empresa, según la plataforma de emprendedores E-MOOC:

  • Encaje-Problema: etapa de ideación y de dar soluciones a problemas que desemboquen en la creación de un producto o servicio.
  • Producto-Mercado: la colocación del producto en un mercado nicho que provea a la empresa de clientes fieles.
  • Escalabilidad: crecimiento exponencial, de forma rápida, de la start-up.
 

El primer gurú que os presentamos es Paul Graham, ensayista, inversor y programador, que desarrolló en 1995 la primera aplicación basada en web. Su buen ojo de inversor le ha llevado a escribir sobre la curva de las start-ups, donde enfrenta la madurez del producto al estado de ánimo de los fundadores de la empresa. De este modo, expone hasta ocho fases que se convierten en una montaña rusa de sensaciones para el emprendedor.

etapas de una startup

En la curva de Graham se plantea el inicio del recorrido de la start-up en el llamado “momento eureka”, ese instante en el que al emprendedor, subido en una nube de creatividad, le surge La Idea del Millón. Esta fase dura poco y, al terminar, continúa el abismo de la cruda realidad: no llegan ni los clientes ni la financiación. Tras el golpe de realismo, entra en juego la larga travesía de la desolación, una etapa deprimente en la que el emprendedor se pregunta “quién me manda a mí meterme en estos líos”. Aquí solo se puede hacer una cosa: analizar y diagnosticar los problemas del producto. Cuando este se lanza, sin pena ni gloria, y ya no se puede caer más bajo, surge el primer rayo de esperanza. Inexplicablemente hay algo que funciona, el emprendedor se aferra a ello, lo potencia y lo perfecciona. Después de los ajustes, todo comienza a encajar y empiezan las ventas. ¡Enhorabuena! Con un producto colocado en el mercado, el emprendedor ya está listo para alcanzar el éxito.

El segundo gurú de las start-ups es más comedido a la hora de enumerar las fases de desarrollo. Howard Love plantea en su libro The Start-up J Curve las seis fases que sufre una start-up según su desarrollo empresarial en el tiempo. Para este inversor siempre existen patrones en los arranques de las empresas y lo más importante es conocerlos, saber el momento en el que están y cómo aprovecharlos.

Como ya hemos comentado, las primeras fases de una start-up son las más complicadas. Love lo sabe y no le tiembla el pulso al llamar a la etapa inicial con el desolador nombre de “El Valle de la Muerte”. Esta fase se divide en cuatro partes. Comienza, como explican otros análisis sobre este tema, con la creación e ideación: la fase en la que se vende el sueño para conseguir apoyo financiero y personal. Le sigue el lanzamiento de un producto o servicio mínimo viable con el que se analizan los mercados y las necesidades de los clientes. Tras el análisis, se ajusta el producto hasta adaptarlo al gusto de los clientes. Finalmente, la parte que más destaca Howard Love, antes de escapar del Valle de la Muerte, es el asentamiento de un modelo de negocio. Para él es impensable empezar la fase de escalabilidad sin tener claro el modelo de negocio empresarial y financiación. Cualquier fallo en esta fase puede suponer el desplome de toda la start-up.

Una vez superado el Valle de la Muerte llega el momento de la escalabilidad, del crecimiento exponencial, de internacionalizar la empresa y de buscar grandes inversiones que dupliquen, tripliquen y cuadrupliquen el capital inicial. Y, finalmente, llega la venta de la start-up como cima del éxito. Sin embargo, una salida a bolsa sería igual de exitosa que una venta, aunque esa decisión queda en manos del emprendedor, una vez que termine el camino con todos sus escollos.

etapas de una startup

Se trata de diferentes perspectivas de un mismo proceso, con similitudes latentes y diferencias sutiles. Quizá sea interesante destacar las aportaciones más propias de cada autor: la importancia de identificar el modelo de negocio antes de la escalabilidad, de H. Love y el reconocimiento de los puntos fuertes de un producto fallido para potenciarlos y hallar esperanza, de Graham.

En portada: imagen de la película El curioso caso de Benjamin Button

_linea_gris

etapas de una startup

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

Tags:
No Comments

Post A Comment