Las mil y una maneras de hacer e-commerce

e-commerce

Las mil y una maneras de hacer e-commerce

El e-commerce en España solo constituye el 4% total del comercio. Una cantidad irrisoria comparada con Estados Unidos o Reino Unido, 16% y 12% respectivamente. Entonces ¿por qué es tan importante? Estamos hablando del sector maduro que más crece, un 23,4% en 2017, según la CNMC. Todos quieren un trozo de este inagotable pastel y las start-ups son las mejores aliadas para conseguirlo.

 

La naturaleza eminentemente tecnológica de las start-ups y su crecimiento exponencial son perfectos para el mercado digital. Sin embargo, por muy nuevo que pueda parecer el e-commerce, ya ha dado tiempo a que existan grandes magnates. Amazon y Aliexpress controlan la mayor parte del negocio. Entre estas dos empresas concentran 98 millones de movimientos y facturaciones milmillonarias (en el caso de Amazon, más de 4.000 millones de euros).

En España, a pesar de ser Amazon el líder indiscutible del sector, El Corte Inglés y PcComponentes se han colado en el top 5. Al menos, el 74% de los internautas, de entre 16 y 65 años, han comprado alguna vez online en el último año. Unas cifras muy suculentas que hacen pronosticar un buen futuro para el sector.

e-commerce

Pero no todo son grandes cifras e imperios empresariales. El e-commerce no es solo la plataforma de turno que reparte los productos, no seamos tan cortos de miras. La agencia Moody’s afirma que el comercio electrónico es una gran oportunidad para que los minoristas compitan en un mercado muy reñido, que prevé facturar 15.000 millones de euros en 2020. La competitividad no es sencilla.

A diferencia del comercio tradicional, en el e-commerce no vale de nada tener un local en la calle más transitada o el trato personal. Lo más importante es la visibilidad, la experiencia de compra y el precio. Sobre todo, si estás en España, el precio. Aunque crece, el mercado nacional aún es débil y los consumidores neófitos suelen sacrificar su experiencia de compra por conseguir una buena ganga.

Una start-up que quiere entrar de lleno en el negocio e-commerce debe tener en cuenta todos y cada uno de estos factores. Pero el sector no solo vive de intermediarios, existen mil formas de negocio distintas que trabajan por y para el sector. El portal de noticias tecnológicas ZDNet es consciente de ello y ya tiene en el punto de mira a las start-ups que van a revolucionar el comercio electrónico:

La logística es una parte muy importante del e-commerce y es ahí donde actúa la start-up 6 River Systems. Su gran proyecto se llama Chuck: un robot de almacén que recoge y transporta productos dentro de las naves donde se guarda el stock del comercio electrónico (y de cualquier otro). Este invento hace que el proceso logístico sea entre dos y tres veces más rápido y eficiente. Lo mejor es que no prescinde del trabajador, le ayuda en su tarea.

e-commerce

Otro campo a explorar por las start-ups es el del servicio de entrega. Flytrex es una empresa de entrega de paquetes por medio de drones. De momento, se ha puesto en marcha en Islandia con la empresa de comercio electrónico AHA. Han demostrado reducir el tiempo de entrega en un 75% y reducir los costes de transporte un 60%, sin contar con el beneficio para el medio ambiente. De momento, el único problema de esta tecnología son las leyes vigentes al respecto en los diferentes países.

e-commerce

A pesar de que en España la experiencia de compra aún no es importante para el consumidor, para la empresa Spott lo es todo. El proceso de compra se basa en las referencias de utilería de series, películas o spots. El cliente las ve en plena acción y puede comprarlas. Todo el contenido es interactivo lo que hace de la experiencia de compra una aventura.

e-commerce

El almacenamiento del stock siempre ha sido y será un problema físico, tanto para el comercio tradicional como para el electrónico. Common Sense Robotics intenta cambiar esto. Están enfocados al comercio minorista y pretenden cambiar su modus operandi en cuanto al excedente. Sitúan sus almacenes en espacios urbanos, cerca de sus clientes minoristas, para reducir tiempos. Sin embargo, al contar con poco espacio, deben saber muy bien qué tipo de productos se van a demandar y cuáles no para mantener el stock y aprovechar el espacio al 100%. Por eso, lo gestionan todo por medio de la inteligencia artificial, que predice comportamientos del mercado y de la robótica, para optimizar procesos.

e-commerce

Como se puede ver, hay mil formas de introducirse en el negocio del e-commerce y en España también vamos por el buen camino. Ha quedado de manifiesto en los últimos E-commerce Awards (2018) con premiados como Clicars en la categoría de mejor web shop, Hawkers como mejor estrategia de marketing online o FNAC como mejor empresa digital. Este tipo de premios dejan entrever el gran potencial de este mercado digital. Hay negocio más allá de los gigantes porque no todo es venta, también hay experiencia, marketing, aplicaciones móviles, omnichanel… Un sinfín de posibilidades para un sector en ciernes.

En portada: imagen de la película Moneyball: rompiendo las reglas

_linea_gris

e-commerce

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

Tags:
No Comments

Post A Comment