¿Qué pasará con los asalariados? El mundo coworking

define coworking

¿Qué pasará con los asalariados? El mundo coworking

Los asalariados son, cada vez más, un bien escaso. En mi entorno lo veo cada día: una agente literaria, un promotor de internet, un dinamizador cultural, un intermediario comercial… Soñadores que huyeron de sus puestos de trabajo en pos de un sueño.

 

Sí. ¿Qué son los autónomos sino soñadores? ¿A qué se dedica un freelance? Pues a poner en práctica sus proyectos, su visión de la vida.

Hay asalariados que tienen suerte, que han podido desarrollarse profesionalmente, pero la mayoría de los empleados solo van a la oficina, o al lugar donde les ha tocado trabajar, para conseguir un sueldo y vivir mes a mes. ¿Por qué? Porque no están motivados, sino jerarquizados.

Pero la sociedad cambia y en los últimos años hemos visto como, primero algunos pocos y después muchos más, han decidido correr a buscar un sueño y han creado su producto, su marca, su servicio, aquello que les ilusionaba. Y, cuando han visto que podía ser posible, han ido un paso más allá y se han convertido en coworkers, acudiendo a espacios de coworking para trabajar junto a otros que también sueñan.

Los coworkings están formados por visionarios, por emprendedores con muchos talentos, pero sobre todo con una enorme ilusión depositada en ellos. Así se confiere a estos espacios una sensación positiva, de fuerza, de dinamismo que no se puede encontrar en una empresa en la que se ficha a las ocho o las nueve de la mañana.

Y los soñadores se transmiten entre sí esa carga, como nodos de una red: comparten sus experiencias, colaboran con sus conocimientos, toman el café junto, ofrecen su visión del mundo, y eso hace que estos espacios sean verdaderas incubadoras de posibilidades de futuro. El futuro es presente: el sistema jefe-trabajadores ha dado paso a empresarios unipersonales que colaboran, la competencia ha dado paso a la colaboración.

En portada: imagen de la película Un día de furia

No Comments

Post A Comment