fbpx

Coliving: la evolución del coworking

coworking y coliving

Coliving: la evolución del coworking

Las formas de trabajo colaborativo siguen creciendo y evolucionando a pasos agigantados. La vida laboral cambia a un ritmo frenético y la movilidad de los trabajadores es un requisito cada vez más valorado. Para esos nómadas el término «hogar» carece de significado, por eso esta aparente desventaja se intenta convertir en una virtud beneficiosa. La respuesta ha sido dar un paso más allá del coworking, añadiendo a sus valores y fundamentos la convivencia en el mismo entorno del trabajo. Así se ha concebido el coliving.

 

coworking y coliving

El espacio y el entorno de trabajo se valoran hoy en día más que nunca. Las nuevas formas de trabajo se parecen poco o nada a los empleos de hace una década, y por extensión las necesidades que se requieren para desarrollarlos son muy distintas. El mundo laboral se ha plagado de millennials y nómadas que han popularizado el trabajo por cuenta propia a través de las nuevas tecnologías. El teletrabajo es una realidad que implica la ubicuidad del trabajador, una omnipresencia virtual que en ocasiones se torna física y obliga a viajar de continuo por todo el mundo.

Esas son las características de un coliver: un trabajador sin arraigos, que acude allá a donde el trabajo le reclama. Pero, como todos, necesitan un lugar donde cobijarse. Puede que no esté más de un mes en el mismo lugar o quizá dos, son nómadas. Lo que conlleva cierta soledad social, muchas veces el círculo de amistades de estos trabajadores se limita a las relaciones online a través de las redes sociales. Y es entonces cuando nace la necesidad de llenar ese páramo con la convivencia y la garantía de sociabilizar en un plano offline, cara a cara.

coworking y coliving

La idea surgió, como no podía ser en otro lugar, en Silicon Valley, la cuna de los gigantes tecnológicos. Tomando de ejemplo la convivencia del chalet de Marck Zuckerberg en Palo Alto donde se desarrolló Facebook. Todo para solucionar la escasez de alojamiento en el norte de California para los breves periodos de tiempo que pasaban los trabajadores itinerantes en la zona.

coworking y coliving

Sin embargo, el coliving no está de moda solo por resolver un problema que en principio podría solventar un simple hostal. El auge del coliving se produce por las oportunidades que ofrece a sus colivers. El hecho de compartir el mismo entorno con otras personas, en el que se vive y se trabaja, ofrece multitud de sinergias empresariales, intercambio de ideas, elimina fronteras y sirve de inspiración mutua. La línea es mínima entre lo personal y lo laboral, lo que permite dar lugar a nuevos proyectos que surgen a raíz de vivir en el brain storming constante que ofrece la convivencia.

coworking y coliving

Pero no es oro todo lo que reluce. Una cosa es llevarse el trabajo a casa alguna vez o invitar a un compañero de trabajo a cenar, pero otra muy distinta es tener el trabajo y a los compañeros de continuo en casa. Para los más reacios, esto puede convertirse en una bomba de relojería.

Aunque es posible que tu productividad aumente con la presión de otros colivers trabajando, también puede darse el caso contrario. No olvidemos que a fin de cuentas son compañeros de piso, y donde puede surgir el roce también puede emerger el odio. La convivencia no siempre es fácil y menos en periodos de tiempo cortos en los que se hace casi imposible adaptarse al resto. Lo que antes era una ventaja puede convertirse en un arma de doble filo. Cada coliver tiene sus propios horarios, lo que puede terminar por ser una distracción de idas y venidas de gente que pueden dar al traste con la concentración. Por no hablar de la absoluta pérdida de la intimidad, no solo para temas laborales delicados, sino la inexistencia de intimidad personal.

Para ser un coliver no basta con ser un nómada digital, un millennial, freelance, emprendedor, artista o creativo; hace falta ser muy flexible. A fin de cuentas formar parte de un coliving es mucho más que ser un compañero de piso o de trabajo.

En portada: imagen de la película Delicatessen

_linea_gris

coworking y coliving

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.