Los corpworking colonizan las grandes empresas

coworking corporativo

Los corpworking colonizan las grandes empresas

Hace unos meses os contábamos cómo algunas empresas empezaban a coquetear con el concepto coworking, trasladando a sus empleados a espacios abiertos y colaborativos. Hoy os queremos hablar del siguiente paso ya que el flirteo se ha convertido (casi) en una pedida de mano. El coworking corporativo es una realidad en muchas compañías.

 

La universalización del coworking está haciendo que los principios colaborativos hayan dejado de ser un tema casi exclusivo de profesionales independientes, freelancers y start-ups para dar el salto a las grandes empresas.

Las multinacionales no se trasladan a espacios colaborativos, ellos ya tienen sus oficinas centrales lo que pretenden es tomar su esencia. Persiguen conceptos como la flexibilidad, la confianza entre trabajadores, la transparencia, la transversalidad de los equipos, la autonomía de los empleados… Y quien mejor recoge todos esos ideales es el coworking.

beneficios del coworking en empresa

Las empresas quieren que su fuerza laboral tenga un espíritu emprendedor y para ello tienen que proveer a sus empleados de entornos proactivos. Menos despachos y más “hot desks” donde promover encuentros esporádicos que mejoren las relaciones, planteen nuevos puntos de vista y, en definitiva, estimulen al trabajador para aumentar la productividad. Las oficinas tradicionales se reorganizan con el propósito de centralizar espacios y eliminar barreras en un intento de captar el espíritu  de los coworking space.

¿Qué es un corpworking?

Es un lugar de trabajo dentro o fuera de las instalaciones de una empresa. Disponible para empleados que pueden venir libremente para llevar a cabo sus tareas actuales, también pueden estar abiertos a visitantes externos.

Si bien es cierto que hay algunas diferencias importantes y frenos en su desarrollo (como la protección de la información, cumplimiento de los estándares de la empresa: horarios, procesos, jerarquía …), las similitudes con el coworking «clásico» son evidentes: flexibilidad y creación de una comunidad propia.

La creación de esta red profesional interna, sirve para mejorar los recursos humanos existentes y para atraer a otros del exterior, a través de colaboraciones puntuales según el modelo de corpoworking que se siga. De acuerdo con la publicación Harvard Business Review existen dos formas de plantear un espacio colaborativo dentro de una empresa:

  • Open House: es el espacio colaborativo de una empresa, pero abierto a profesionales ajenos a la misma. Con esta propuesta se pretenden refrescar las metodologías de trabajo de los propios empleados y captar a nuevos talentos para la plantilla. Empresas como Mini (Nueva York) o HanaHaus, un espacio coworking de la empresa SAP en Palo Alto (California), utilizan este método.
 

coworking y empresa

  • Campsites: es el modelo de coworking corporativo interno. Se basa en compartir un espacio para crear grupos transversales y promover la colaboración entre trabajadores. Es el caso del VBN de Orange, en Estados Unidos, donde empleados y clientes trabajan juntos para desarrollar diferentes proyectos.

Ventajas de un corpworking

Este tipo de iniciativas permiten crear sinergias entre clientes, proveedores y empleados, ayudando a dar una visión de negocio más amplia y mantenerse a la vanguardia. IBM y Microsoft emplean este método para hospedar a start-ups prometedoras bajo su amparo. Ellos testean sus productos con las empresas emergentes, de manera gratuita, a la vez que se nutren de su visión y feedback.

El coworking corporativo no solo mejora la producción o la innovación, también influye notablemente en la motivación de los trabajadores, gracias al entorno proactivo que genera. Las interacciones se vuelven más positivas, lo que termina por trasladarse a los proyectos. Otra de las ventajas de este tipo de espacios es el aprendizaje continuo colectivo; al haber una aportación constante de conocimiento, cada actor del proceso es capaz de mejorar sus habilidades de cara a la empresa. Y ni que decir tiene que, si nuestros trabajadores se convierten en coworker más contentos, más motivados y  su implicación va a ser mucho mayor.

corpworking crear una comunidad propia

Dicho así, parece que toda empresa debiera tener un corpoworking. Nada más lejos de la realidad. Igual que no todo el mundo o no toda start-up o pyme vale para estar en un coworking, no todas las empresas están hechas para adecuarse a la filosofía de estos espacios.

¿Cuándo hay que recurrir a esta solución? Se recomienda en tres casos: situaciones de gran volumen de trabajadores que teletrabajan y no tienen contacto asiduo entre ellos; en escenarios de expansión del negocio y en caso de necesitar aumentar la innovación dentro de la empresa.

Puede que el coworking corporativo no se convierta en el santo grial de las multinacionales, pero sí es un buen comienzo para ir rejuveneciendo los modelos de negocio clásicos.

En portada: imagen de la película El nuevo mundo

_linea_gris

coworking corporativo

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

Tags:
No Comments

Post A Comment