El autónomo y la pesadilla de la cotización antes de Navidad

cotización

El autónomo y la pesadilla de la cotización antes de Navidad

Los autónomos nos habíamos permitido soñar, solo un poquito. Nos habían dicho que existía la voluntad en el Gobierno de crear un sistema de cotización acorde a los ingresos, el presidente nos prometía en la South Summit 2018 un futuro marco legislativo para las start-ups… ¡Qué ingenuos fuimos! A corto plazo la realidad es otra, el sueño se torna en pesadilla: se cierne sobre nosotros la tercera subida de las bases de cotización en un año. Los sueños de un autónomo salen caros.

 

Parece que el viento no va a soplar nunca a favor de los trabajadores por cuenta propia en España. Hagamos lo que hagamos, cada 1 de enero, los Reyes se adelantan y nos traen un buen saco de carbón. Las actualizaciones de las cuotas de autónomos de cada año son portadoras de malas noticias y en 2019 parece que van a seguir igual. Mientras la mayoría de los trabajadores españoles celebran la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en un 22,3%, a los autónomos nos empieza a temblar la billetera.

  cotización

La relación es simple: si sube el salario mínimo también lo hacen las bases mínimas de cotización. Y ¿quién se rige por esas bases? Básicamente, entre el 80 y el 85% de los autónomos de este país. Ahí comienza la pesadilla. Seguro que recordáis bien el sablazo de junio con una subida de 3,87 € sobre una base de cotización de 932,7 €. Y haciendo caso al refranero, no hay dos sin tres. Así que aquí está la tercera, por obra y gracia de los presupuestos de 2019. La única diferencia entre una pesadilla y un infierno de facto es la incertidumbre en torno a la aprobación de los presupuestos.

Según el Gobierno, puede que suban las bases mínimas; según su socio de gobierno, es seguro que no. Pero como aquí “donde dije digo, digo Diego”, cualquiera se fía. Así que, dentro de esta psicosis autónoma colectiva, han salido algunas voces para tranquilizarnos (o intentarlo).

cotización

Las principales asociaciones de autónomos (ATA y UPTA) asumen que habrá subida y la intentan rebajar al 14% o al 17,5% como tope, dependiendo de la casuística que proponga el Gobierno. Por su parte, el Ejecutivo se ha dado cuenta de su error con los autónomos (¡OH, VAYA! ¡También hay trabajadores por cuenta propia en este país!) y pretende poner un parche con una reforma temporal para evitar la subida automática de las bases.

Mientras esperamos a 2020, para que se empiece a materializar algo parecido a un sistema de cotizaciones en base a los ingresos, el Gobierno nos propone unos cuantos planes paliativos para autónomos. En resumen, dar prestaciones en contraposición a las subidas. Se habla, en principio, de cuatro escenarios distintos. El Confidencial ha desvelado tres de ellos con los que negocian las asociaciones de autónomos:

  • Escenario 1: plantearía una subida de las bases de un 1,25% (944 € al mes), con una subida de tipos al 33’7%. Esto se traduce en una cuota final de 39,4 € para los emprendedores con una base de cotización mínima.
  • Escenario 2: las bases subirían un 6,25% hasta los 945 € al mes y los tipos bajarían hasta el 31’8%. En cristiano, el resultado sería de 40,2 € de cuota mensual.
  • Escenario 3: la base de cotización asciende a 1050 € mensuales, igualada a la base general con unos tipos al 31,2%. Esto haría incrementar la cuota mensual a 48,7 €.
 

Cada uno de los escenarios es más terrorífico que el anterior. Aun así, cabe recordar que estas propuestas irían acompañadas de medidas para hacer efectivas la universalización del cese de actividad y las contingencias profesionales, la bonificación del 100% de las bajas que superen los 30-60 días (no está decidido), el acceso a formación, etc.

Parece que, cuando a los autónomos nos dan una de cal, siempre tenemos que recibir otra de arena. Echando cuentas, entre la declaración trimestral del IVA, del IRPF… un autónomo, con una base mínima, tendría que abonar la friolera de 3.348 € al año. Es decir, que si se ingresan 12.000 € al año, el Estado se queda casi con la mitad. Una ruina…

cotización

Con estas condiciones, sigue estando muy viva la afirmación de Forbes de hace cuatro años: “Ser autónomo en España es un infierno fiscal”.

En portada: imagen de la película Pesadilla antes de Navidad

_linea_gris

cotización

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

No Comments

Post A Comment