El coffee break de los freelances

coffee break en el coworking

El coffee break de los freelances

¿Qué? ¿Alguien pensaba que los freelances íbamos a renunciar al maravilloso momento de desconexión laboral que proporciona el coffee break? Ni en broma. Y no me refiero solo a tomar el cafetito que nos espabila. Me refiero al momento social que supone. Allí donde estemos trabajando, ese lapso laboral ocurre, si o sí. Al menos en mi caso, no lo perdono. Lo necesito para producir, y producir bien.

 

Debo ser un humano totalmente previsible y muy de manual porque, cuando leo estudios sociológicos sobre conductas habituales, suelo dar el perfil clavadito. Es decir, que soy poco transgresora y en esto de parar un ratito en el trabajo para despejarme no soy una excepción. Un informe del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) concluye que el coffee break aumenta el rendimiento laboral más por el descanso y la relación con los compañeros, que por el poder de la cafeína. En definitiva, da igual si te tomas un zumo de naranja o una infusión de rooibos, el efecto va a ser prácticamente el mismo porque lo que más vigor proporciona es la socialización. La cafeína despierta, sin duda, pero parece ser que es el rato de charla lo que de verdad te espabila y te da alas, energía y motivación. Todo ese cóctel de buen rollito se traduce en un aumento de productividad.

coffee break en el coworking

No tomarse estos descansos es la peor idea del mundo. Está científicamente comprobado que la falta de recuperación genera negatividad y una mayor sensación de agotamiento. Y es obvio que así no se rinde en el trabajo.

Una vez más los suecos parecen acertar plenamente con su planteamiento laboral y la hora de la “fika” es imperdonable. ¿Qué es la fika? Parece ser que es el descanso perfecto. El concepto no es tomarse solo un café, va más allá. Es pasar un tiempo no muy largo, pero sí de calidad, con gente, tomando un buen café y saboreando unas pastas o bollitos. Se suele hacer un par de veces al día; una por la mañana y otra por la tarde. Se realiza tanto en el ámbito personal como en el laboral. Por los horarios, se podría decir que es el equivalente a nuestra pausa del café de la mañana y la merienda de la tarde, pero no en el espíritu. La fika es más relajada y esa parece ser la cualidad que la convierte en el paréntesis perfecto para el trabajo.

coffee break en el coworking

Cuando se trabaja desde un coworking es fácil seguir el ejemplo sueco. No hay jefes ni compañeros que te pongan mala cara porque te tomes todos los descansos que te dé la gana y en el momento que te apetezca. Además, tienes un montón de personas a tu alrededor con los que compartir ese tiempo de esparcimiento y socializar. Y el espacio físico en el que estás te proporciona rincones estupendos para hacer la pausa. Sin duda, un punto más (y de los gordos) para trabajar en un coworking.

coffee break en el coworking

Pero ¿qué ocurre si trabajas desde casa o desde una cafetería? Está claro que en ninguno de los dos vas a tener problemas para beber un estupendísimo café y acompañarlo con unas viandas divinas, pero ¿con quién compartir ese momento de desconexión y cómo socializar? Para mi la respuesta está clara: las redes sociales. Yo soy “muy de Facebook” y se ha convertido en “mi momento del café”. Me pongo al día de lo que es noticia por el mundo, hablo con mis amigos por el Messenger, cotilleo lo que pasa en la vida de mis contactos e interactúo con ellos a través de los likes o los comentarios. Además, comparto momentos de mi vida y escribo opiniones y visiones personales sobre distintos temas. Todo casi igualito que en un descanso de oficina. Falta el contacto físico, obvio, y el sistema no es el más adecuado para las confidencias y las conversaciones de carácter personal. Sin embargo, no hay nada que la buena disposición no arregle. El teléfono, WhatsApp y videoconferencias completan las carencias de Facebook en lo que a “cafetería laboral” se refiere.

coffee break en el coworking

Llevo diez años trabajando como freelance y moviéndome por el mundo. Siento que gracias a mis momentos de café cibernético sigo estando conectada a mis amigos y familiares. No solo tengo que agradecer a las redes sociales mi conexión emocional con el mundo, que se abre más allá de mi ordenador, también he de darles las gracias por haberme dado algunos de los trabajos más interesantes y mejor remunerados que he logrado. Estar presente en las redes y ser activa en ellas ha servido para ir dando cuenta de mis andanzas y algunos de mis contactos, más allá de la relación de amistad, han recordado mi faceta laboral y me han ofrecido proyectos muy apetecibles. Igual que si me hubiera tomado con ellos un café en una cafetería. Estoy segura de que si no hubiera sido por Facebook habría perdido esas oportunidades.

coffee break en el coworking

Existe una corriente fuerte en contra del uso de las redes sociales. Las advertencias apocalípticas sobre las desgracias que pueden suponer la utilización de plataformas como Facebook son comunes. Mi opinión al respecto es que hay que manejarlas con sentido común y ser cautos con lo que se “cuelga” o se escribe y, por supuesto, con quién se tiene de amigo. Asimismo, el uso de medidas de privacidad es fundamental. En las redes sociales, exactamente igual que en la vida de carne y hueso, no debes invitar a unirse a tu café a un desconocido, un plasta o alguien que no te inspira simpatía o confianza. Pero un “cibermomento Kit Kat” en la aislada vida de muchos freelances es un respiro esencial para no volverse loco en la soledad del espacio de trabajo. Ser trabajador independiente no tiene por qué significar renunciar al placer de una pausa de calidad, simplemente toca reinventarse… como en todo.

En portada: imagen de la película Coffee and Cigarettes

_linea_gris

coffee break en el coworking

Nuria Calle

Periodista freelance y escritora. La rutina no es lo suyo, por eso decidió lanzarse a la aventura de ser escritora y contar sus vivencias como ciudadana del mundo. En los últimos siete años ha vivido en Suecia y en España. Ahora termina de mudarse a Dallas, Estados Unidos.

Tags:
No Comments

Post A Comment