Siéntete pequeño, siéntete valiente, siéntete start-up

características de una start-up

Siéntete pequeño, siéntete valiente, siéntete start-up

Un emprendedor que monta una start-up es un empresario loco que tiene ganas de comerse el mundo, pero hasta los genios más lunáticos tienen momentos de flaqueza. Los días buenos y malos existen tanto para emprendedores como para start-ups. Muchas veces, el gigante que tenemos delante te vence, te desalienta, te hunde hasta hacerte un pequeño emprendedor, rodeado de tus miedos más profundos, pero no debes amedrentarte. Esto es una carrera de fondo y gana el que llegue al final.

 

Por muy novedosa y revolucionaria que sea la idea de una start-up nunca carecerá de competencia. Recuerda, estás en un mar de tiburones, no estás solo aunque el mar esté en calma. Siempre puede haber otra start-up con proyectos similares o grandes empresas con un producto idéntico o en desarrollo. Si no hay nada parecido en el mercado, hay que captar al público en los mejores sitios. En resumen, ya sea un David o un Goliat, siempre va a existir un oponente a batir. Así que más vale estar preparado y jugar bien las cartas. Por ello, os dejamos con las principales características de una start-up para diferenciarte de tu competencia.

características de una start-up

El mayor reto empresarial de tu start-up es llevar el proyecto a buen puerto a largo plazo. Para ello tienes que estar muy bien asesorado, encontrar una buena financiación y clientes fieles. En otras palabras, debes tener controlados los riesgos sobre el producto, la tecnología, los clientes y el mercado. Si tienes un producto que interesa, factible de construir a nivel tecnológico, una masa crítica de clientes y un mercado suficientemente a disposición, tu supervivencia está más que garantizada.

Los riesgos siempre van a estar ahí, no puedes permitir que te hagan sentirte pequeño. Los peligros de una start-up deben servir para focalizar el trabajo de la forma más inteligente posible. La posibilidad de fracasar es muy alta y la forma más probable de naufragar es no encontrar personas que compren el producto. Por esa razón, el camino hacia los clientes debe estar despejado.

La mejor baza que tiene una start-up no es, como muchos podrían pensar, la innovación. Para Carlos Bravo de marketingguerrilla.es la clave está en la flexibilidad. Nadie se adapta mejor al medio que una start-up. Las multinacionales son incapaces de hacer un ejercicio de adaptación rápido y ahí es donde hay que sentirse muy grande al frente de una empresa emergente. Factores como la velocidad de reacción y la presencia local, favorecen una calidad de servicio indiscutible de cara a los clientes. Este es un valor muy importante para la distribución de los productos, que permite focalizar todos los esfuerzos a un público objetivo sobre el que realizar las acciones de mercado.

Sin embargo, aún con los riesgos solventados de la parte comercial, los miedos personales no están enterrados. El factor emocional del emprendedor es muy importante. Dirigir una start-up puede ser una auténtica montaña rusa; habrá días en los que te sentirás grande, poderoso y te comerás el mundo de un solo bocado. Otros días, será el mundo el que te coma a ti. Tranquilo, es normal, nos pasa a todos.

características de una start-up

Lo importante, en estos casos, según la Escuela de Organización Industrial es la actitud. Emprender es trabajar a base de ensayo y error, más todavía en una start-up, donde todo está por hacer. Por lo tanto, es absurdo regocijarse en los errores cometidos: se asumen, se arreglan y se continúa trabajando. Todo es actitud: si te sientes grande, serás grande. Haz caso al refrán y no te compares. Las comparaciones son odiosas; inspírate en otros, pero nunca te compares.

características de una start-up

Puede que otros sepan más, lo hagan mejor o tengan una cartera de clientes más grande. Pero recuerda que una start-up se funda para hacer las cosas de una manera distinta al resto. Lo más normal es no tener experiencia sobre lo que se está desarrollando. En eso consiste la innovación, en crear lo que nadie haya planteado. No existe una guía que nos diga cómo hacerlo. Lo único que podemos hacer es seguir consejos como el de Reid Hoffman, presidente de LinkedIn: tejer una red de buenos consejeros, inversores, consultores, empleados y clientes. Y con eso, podrás empezar a hacer lo que te dé la real gana, que para eso tienes una start-up.

En portada: imagen de la serie El joven Sheldon

_linea_gris

_linea_gris

características de una start-up

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

No Comments

Post A Comment