Coworking, aceleradora, incubadora

aceleradora de negocios

Coworking, aceleradora, incubadora

“¿Dónde trabajas?” “¿Yo? Pues mira, empecé haciendo trabajillos en un coworking, luego tuve una idea millonaria, monté una start-up con ayuda de una incubadora y ahora, después de unos años, estoy en una aceleradora manteniendo el proyecto viento en popa”. “Ajá… ¿y de salud?”

 

Siento ser yo quien te lo diga, pero el amigo que te estaba preguntando todavía está pensando qué narices es eso de un coworking. Ahora mismo le estás hablando en chino. A todo profano en la materia estos términos le suenan a lo mismo: una sarta de moderneces para colgarse la etiqueta de autónomo cool. Aunque está claro que fundar una start-up tiene más caché que una empresa cualquiera, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que una incubadora no es lo mismo que un coworking, ni tampoco que una aceleradora. Las diferencias son aparentemente sutiles, pero todo emprendedor que se precie debería conocerlas al dedillo. Por eso, hoy os traemos una guía rápida, al más puro estilo for dummies, para que no nos pillen con la guardia baja la próxima vez que nos hablen de incubadoras, coworkings y aceleradoras.

COWORKING

Son los nuevos espacios de trabajo dirigidos a emprendedores y autónomos dedicados al teletrabajo. Es decir, aquellos que para desarrollar su profesión solo necesitan una mesa, un portátil y su teléfono móvil, pero que se niegan a trabajar en casa.

aceleradora de negocios

Coworking Bespoke, en San Francisco

 

En los coworkings trabajan diferentes profesionales independientes que comparten espacio e ideas. Son entornos donde se promueve la colaboración entre usuarios para desarrollar proyectos conjuntos o simplemente para tejer una red de networking en el sector.

Los miembros de estos espacios no tienen límite de permanencia, siempre que paguen religiosamente su cuota de coworker (obviamente) y sus ocupaciones suelen estar dirigidas a las nuevas tecnologías, aunque pueden abarcan muchos otros campos.

Si eres autónomo, tienes un pequeño negocio con una facturación modesta o tu empresa desarrolla su actividad en la red, esta es tu mejor opción.

INCUBADORAS

Es una modalidad de apoyo a start-ups. Ofrecen apoyo y asesoramiento a emprendedores, con ideas de negocio innovadoras, desde el minuto cero del proyecto. Es el lugar al que acuden los emprendedores con ideas de negocio realmente buenas, gran proyección y crecimiento a medio plazo, pero carecen de los medios y recursos necesarios para hacer que la idea florezca.

aceleradora de negocios

Incubadora Demium Startups, en Valencia y Madrid

 

Podríamos decir que es una escuela intensiva para emprendedores inexpertos. En las incubadoras se refuerzan los proyectos más punteros, desde la concepción de la idea, a través de mentoring, recursos y orientaciones. Son similares a los semilleros.

Pero no es oro todo lo que reluce. Sí, aportan ayuda y tutorización profesional, pero no son gratis. Normalmente las incubadoras se quedan un tanto por ciento de la start-up o con parte de su accionariado como pago por los servicios prestados. A cambio, la mentorización puede extenderse de uno a dos años; tiempo en el que se espera que la empresa alcance un volumen óptimo.

Por lo general, en el caso español, este tipo de centros suelen estar subvencionados por las instituciones públicas.

ACELERADORAS

Como su propio nombre indica, una aceleradora de negocios acelera proyectos que ya están en marcha. Proporcionan distintos soportes, tanto legales como asesoramiento y su know-how a las empresas que acuden a ellos. La ayuda que prestan suele ser por medio de capital, proporcionando un espacio de trabajo y/o mentores.

aceleradora de negocios

Wayra, red de aceleradoras con presencia en Europa y Latinoamérica. Foto de Nechvile Photography.

 

Estos centros aconsejan y asesoran a proyectos avanzados que necesitan un empujón para terminar de tener éxito. Pueden suponer inyecciones de capital por medio de nuevos inversores, pero como ocurre con las incubadoras, nada es gratis. Las aceleradoras se quedan con una parte de los ingresos que se generen.

El límite de permanencia en una aceleradora suele variar de tres meses hasta el año. Todo dependerá de lo bien o mal que le vaya al proyecto.

En portada: imagen de la película Enemy

_linea_gris

aceleradora de negocios

Diego Sánchez

Periodista y comunicador audiovisual de formación. Periodista freelance y maquetador editorial como profesión actual. Siempre en busca de la creatividad y con un escudo de optimismo.

1 Comment
  • jaky
    Posted at 11:53h, 05 febrero Responder

    Gracias por la información

Post A Comment